logo

¿Quienes somos?

Practics Business Solutions nace con el objetivo de centrar su actividad en la implantación de sistemas de gestión para empresas, utilizando mayoritariamente herramientas OpenSource; Openbravo ERP, Vitger CRM, Prestashop eCommerce, SugarCrm.
info@practicsbs.com
+34 933 800 360

LAS PYMES EN EL SIGLO XXI

LAS PYMES EN EL SIGLO XXI

Existen una serie de características que debería tener una pyme del siglo XXI para alcanzar el éxito. Según estudios realizados, hay quince características que debe tener una empresa exitosa, relacionadas con modelos de gestión innovadores según los cuales, cualquier pyme, puede mejorar su productividad y competitividad. Los resumimos a continuación:

1. Pymes más reflexivas. La reflexión estratégica es necesaria para encaminar el rumbo de la empresa, aun así, como la forma de enfrentarla ha cambiado drásticamente, es necesario revisarla continuamente y dedicar tiempo a tratar asuntos como en qué mercados competir, cuáles abandonar, cómo adaptarse a los cambios y entender las necesidades futuras de sus clientes, etc.

2. Pymes más analíticas. Para hacer un buen análisis es necesario una adecuada obtención y gestión de los datos. Para ello, es necesario estar conectado a las fuentes apropiadas de información y ser capaz de analizar esos datos de forma rápida y continuada, detectar los más importantes, y convertirlos en conocimiento para que se expandan a la organización y permita una mejor toma de decisiones.

3. Pymes más anticipativas. Una vez examinados los cambios del entorno se ha de ser capaz de anticiparse a éstos y, a las necesidades de los clientes, más rápidamente que la competencia y darles una apropiada respuesta. Para hacerlo eficientemente, son cruciales la capacidad y velocidad de reacción, y la agilidad.

4. Pymes más eficientes. Existe una persistente necesidad de eficiencia para lograr los objetivos utilizando la menor cantidad de recursos posibles ya que, si hablamos de lanzamientos muy innovadores, no dejan de crecer los seguidores capaces de aprovechar esa nueva ola de manera eficiente generando productos similares a un mejor precio y, a ello, se le ha de añadir el sofisticado, mejor informado, y más exigente consumidor con una gran oferta para elegir.

5. Pymes más sofisticadas. El concepto de «sofisticación» tiene un doble sentido: por una parte se trata de que cada empresa esté más digitalizada, más equipada, que sea más tecnológica; por otra parte, hace referencia a que forme parte de un conjunto, de una red de empresas complicado de contradecir, que hace que conjuntamente sea mucho más potente que individualmente. Junto a la tecnología, las empresas excelentes buscan tiempo y recursos a la captación de las personas que trabajan en ellas.

6. Pymes más dirigidas al cliente. Hasta hace poco, el objetivo de las empresas se basaba en la búsqueda de beneficios pero, ahora, actualmente, nadie pone en cuestión de que las empresas no sólo han de estar dirigidas al cliente (satisfacer necesidades, anticiparse a ellas, etc.), sino a implicar al cliente en el proceso de producción.

7. Pymes más innovadoras. Ya no es suficiente en invertir sólo en I+D y lanzar de tanto en tanto productos o servicios al mercado, sino que se ha de aportar valor al mercado mediante la alineación de toda la organización con la innovación: personas que saben, pueden y quieren innovar; empresas organizadas de manera que se potencie, alimente y fluya continuamente esa innovación y conectadas a todos los niveles con el exterior.

8. Pymes más creativas. Las empresas precisan de más creatividad para dar respuesta a los continuos retos que se les plantean, y para idear productos y servicios que satisfagan y se anticipen a las necesidades de sus clientes. Las ideas han de proporcionar a la empresa de un principio hacia el futuro y ser fuente de eficaces mejoras, algo que no proviene solamente de la dirección, sino que puede originarse en cualquier zona de la empresa.

9. Pymes más abiertas al exterior. Las empresas han de estar abiertas al exterior y en constante vínculo con él para conocer el ámbito y anticiparse a sus cambios, pues la creciente tendencia a la especialización ha hecho que muchos de los productos y servicios que se consumen hoy en día sean globales ya que, en ellas, participan actores de diversas áreas geográficas. Y si a ello sumamos la crisis de demanda interna que ha obligado a muchas empresas y personas a salir al exterior, llegamos a la conclusión de que la empresa del siglo XXI tendrá que acostumbrarse a cooperar con muchas otras para poder ofrecer el mejor producto, o servicio, en tiempo y forma.

10. Pymes menos jerárquicas. Las estructuras jerárquicas, que fueron útiles hace poco, ahora no lo son. El cambio, la innovación o la personalización de productos y servicios son sólo algunas de las tendencias actuales que obligan a la empresa a asignarse de una estructura mucho menos vertical y jerárquica; además del servicio al cliente y el proyecto, que ajusta el equipo de trabajo a la tarea y sus objetivos.

11. Pymes más participativas. La participación une y compromete mucho, por lo que las empresas cuya estructura es más participativa, adquieren ventajas que no se observan en las empresas de jerarquía tradicional. Es por ello que, los trabajadores de cualquier empresa que están en contacto con el producto o servicio que comercializan, son capaces de aportar innumerables mejoras al mismo e, incluso, exitosos negocios.

12. Pymes con más y mejor comunicación interna. La comunicación con los trabajadores a través del comité de empresa puede ser insuficiente. La buena comunicación es la que se hace entre todas las personas que componen la empresa, pasando por cada departamento y área, para coordinar mucho mejor las oportunidades y actuaciones y evitar parar la actividad. Contra más vinculados y comprometidos estén los trabajadores con la empresa, mejores serán sus aportaciones.

13. Pymes más formadas. La formación de los trabajadores en tanto responsabilidad de la empresa como de ellos mismos. En primer lugar, porque se necesitan trabajadores experimentados que conozcan y aprendan las novedades que vayan apareciendo; y, en segundo lugar, porque depende de ello la satisfacción de ellos en el trabajo y su continuación en la empresa.

14. Pymes más justas. La empresa vive en sociedad, por lo que tiene un compromiso con sus trabajadores: darles empleo, contribuir en su formación y aportar una parte de sus sueldo a la Seguridad Social; clientes y consumidores, con sus accionistas, debe vender lo que promete y de pagar lo justo, no ha de enriquecerse injustamente, ha de mantener y proteger el medio ambiente, crear un negocio sostenible…

15. Pymes más humanas. Las empresas han de procurar el desarrollo total de las personas frente a posturas materialistas y mercantilistas.

user-gravatar
Practics
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.