logo

¿Quienes somos?

Practics Business Solutions nace con el objetivo de centrar su actividad en la implantación de sistemas de gestión para empresas, utilizando mayoritariamente herramientas OpenSource; Openbravo ERP, Vitger CRM, Prestashop eCommerce, SugarCrm.
info@practicsbs.com
+34 933 800 360

El coeficiente de variación para gestionar el rendimiento del inventario

Fórmula para el coeficiente de variación

El coeficiente de variación para gestionar el rendimiento del inventario

Comprender la dinámica de cómo se comporta el inventario es clave para elegir el sistema de suministro correcto. Conocer cómo se comporta el inventario nos ayuda a reducir la incertidumbre, proteger el servicio al cliente o la disponibilidad del producto y acortar el tiempo de entrega. 

 

En la nueva entrada del blog de Practics te explicamos los métodos básicos de suministro de stock, así como qué es el coeficiente de variación y cómo puede ayudarte a gestionar tu inventario de forma inteligente.

 

Métodos básicos de suministro

 

Hay dos métodos básicos de suministro, ampliamente utilizados en la industria retail: fabricación contra stock y fabricación contra pedido.

 

Vamos a verlos en detalle.

 

Fabricación contra pedido

 

Como su propio nombre indica, este método de suministro compra o fabrica cuando se genera una venta. 

 

Estas son sus otras características básicas:

 

  • La cantidad solicitada por el cliente es la misma que la cantidad producida.
  • El plazo de entrega y el cumplimiento del contrato dependerá en gran medida de la carga de una fábrica o de los plazos de entrega de la materia prima.
  • La mercancía se puede enviar al cliente directamente desde fábrica o al proveedor. En algunos casos, se ofrece un almacenamiento por tiempo limitado antes del envío al cliente.
  • Hay riesgo casi nulo con este método de suministro si la cantidad es igual a la del pedido del cliente.

Fabricación contra stock

 

El segundo de los modelos de suministro, cada vez menos frecuente en algunas industrias, es el de fabricación contra stock.

 

Estas son sus características fundamentales:

 

  • Para calcular la cantidad de stock necesaria, se hacen pronósticos en función de la demanda, evitando tanto el exceso de stock como el agotamiento de existencias.
  • El cumplimiento se lleva a cabo con solo el tiempo de entrega del almacén y el envío.
  • Stock de seguridad es la cantidad de inventario que se agregará para proteger el inventario disponible contra las variaciones de la oferta o la demanda.
  • El pedido será entregado en un almacén a petición del cliente.
  • El riesgo es moderado, porque siempre existen circunstancias que se hallan fuera del control del cliente, como los cambios en la demanda.

 

Además de estos dos sistemas, en la práctica hay otros métodos mixtos, como el ensamblaje por pedido, que ensambla un producto a partir del stock de componentes. 

 

Como es lógico, muchos profesionales del sector distribución y dueños de empresas que dependen de la demanda de los clientes se preguntan: ¿cómo determino la asignación de un método de suministro al comportamiento de un artículo, producto, material o componente?

 

Aquí es donde puedes usar el coeficiente de variación y aplicarlo a artículos, componentes o materiales.

 

Pasos para saber qué está pasando en tu inventario

 

Cómo se aplica el coeficiente de variación a la gestión de inventario

 

El inventario no es siempre estable. A pesar de las reposiciones constantes y los controles más exhaustivos, siempre habrá una variación que debemos conocer y controlar.

 

¿Qué puede motivar estos cambios entre el inventario real y el que tenemos registrado? Lamentablemente, de todo. Desde robos y objetos extraviados hasta almacenamientos incorrectos o problemas con las entregas.

 

La realidad es que las incoherencias entre el inventario real y el registrado existen y cuanto mayor es la empresa y los productos almacenados, mayor es dicha variación.

 

Cómo calcular el coeficiente de variación de inventario

 

El coeficiente de variación, o CoV, se define como la variación estándar dividida por la media.

 

Aplicado al inventario, se puede calcular con varias sencillas fórmulas. Vamos a verlo mejor con un ejemplo.

 

Imagina que tienes una tienda de ropa. Lo primero que debes hacer es tener a mano las siguientes fórmulas: 

 

Variación de valor de importe en euros = Coste de bienes vendidos (COGS) en euros – Uso en euros.

 

Variación Porcentaje = (Variación en porcentaje/uso en euros) X 100

 

Con estas fórmulas, sigue los siguientes pasos para calcular el coeficiente de variación de inventario de tu tienda de ropa.

 

Paso 1, número de unidades vendidas

 

El primer paso es determinar el coste de los productos vendidos, multiplicando los productos de tu tienda que has vendido en un periodo de tiempo por el precio de cada unidad. 

 

20 (camisetas) X $10 (precio) = 200 EUR

 

Paso 2, determinar el valor de uso del inventario

 

Del total de los artículos almacenados, debes conocer los que has utilizado. Puedes calcularlo con la siguiente fórmula: 

 

Uso del inventario = Inventario inicial + Inventario recibido – Finalización del inventario

 

Si pediste 40 camisetas y tenías 10 más en el almacén y has vendido 20, te quedan 30.

 

Si cada camiseta cuesta 10 €, el valor monetario del uso del inventario es de 300 €

 

Paso 3, calcula la variación del inventario

 

Usando las cifras calculadas por las fórmulas anteriores, el paso final es conectar los números apropiados para determinar la variación.

 

200 € – 300 € = 100 € 

¿Cuál es la variación ideal?

 

Es lógico que queramos buscar los valores típicos y atípicos cuando hablamos de porcentajes. El simple cálculo de la variación no es suficiente para un buen control de inventario.

 

Teniendo en cuenta los errores humanos y otras circunstancias que no siempre se pueden evitar, lo ideal es mantener el coeficiente de variación por debajo del 10%.

 

Cuando superamos esta cifra, es probable que debamos preocuparnos, porque algo está pasando en nuestro inventario.

 

Eso tampoco quiere decir que debamos conformarnos con variaciones cercanas al 10%, pero sí debemos calcular el esfuerzo de localizar el problema con respecto al precio de dicha variación.

 

Es decir, si la variación es del 0,8%, lo que te supone 30 € al mes, ¿merece la pena investigar hasta la última prenda para saber dónde está el problema? Quizás no es más que una camiseta caída detrás de un mueble, pero en tu empresa ha supuesto un importante esfuerzo de personas y tiempo.

 

Lo ideal es que encuentres una cifra estable en el tiempo que sepas que responde a los problemas típicos como pequeños robos o inconsistencias en el conteo de inventario. Lo verdaderamente importante es que detectes a tiempo esos valores atípicos que sí debería significar una acción por tu parte.

 

Gracias al software de gestión empresarial, puedes detectar a tiempo estos valores atípicos en el coeficiente de variación de inventario, lo que te dará la tranquilidad de saber que tienes un ojo fijo en esta cifra.

user-gravatar
Practics
No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.